Juntas Poderosas

mujeres

 

“Descubrir que juntas podemos lograr grandes cosas,

porque cada persona tiene su propia forma de ver el mundo,

pero esas diferencias son las que nos hacen poderosas”.

 

Un grupo de mujeres, estudiantes, docentes y colaboradoras del Instituto Superior Intercultural Ayuuk, unieron sus voces contra la violencia a través de un mural colectivo realizado en fechas pasadas.

En marzo se conmemora el día Internacional de la Mujer, fecha que nos recuerda la lucha de mujeres que buscaban que se visibilizara en la historia, en México las estadísticas diarias nos muestran que 10 mujeres son asesinadas al día. Todos hemos escuchado al menos un caso de los que han cimbrado el país, pero hay muchas historias que siguen en silencio, sin voz por que las desaparecieron, las asesinaron.

En el ISIA esta situación que atravesamos las mujeres ha sido tema de reflexión en distintos espacios, uno de ellos es a través del proyecto de búsqueda e incidencia, estas consisten en tener espacios con diferentes líneas pensadas desde las esferas de la vida: territorio, procesos organizativos, educación y gestión del conocimiento, autosuficiencia alimentaria y género, cada grupo realiza plantea distintas actividades según la línea de acción.

El grupo de género, integrada por estudiantes, ha abierto espacios de reflexionar sobre los derechos de las mujeres, la violencia de género, entre otras, uno de estos espacios es el cine foro, en donde se proyectan cintas cuyo contenido se enfoca a abordar estos temas desde diferentes contextos.

A raíz de las pláticas y en el marco del 8 de marzo, el grupo de género convocó a una expresar los sentires, pasamientos, unión a través de en un mural colectivo. Con la intención de crear espacios de convivencia entre las mujeres que forman la comunidad ISIA. Dicho mural consta de diversas imágenes y frases con las que las estudiantes se sienten identificadas, el grupo estuvo conformado por un grupo pequeño de mujeres que con pincel en mano trazaron sus sentires, enojos y su grito de respeto y justicia.

Algunas de las participantes compartieron su experiencia de participar en la actividad, para algunas significo un punto de encuentro, un espacio para descubrirse unidas, así lo señalan:

"El mural representa para mí un grito de ¡YA BASTA! de tanta violencia", decir en público y evidenciar que la violencia está atravesada en todos lados, en nuestros pasillos, en nuestras aulas, espacios, y que no podemos guardar silencio, no podemos ser cómplices de la violencia.

Significo también para las participantes “un espacio de convivencia y encuentro”, que les permitió “reconocerse en otros ambientes fuera de lo laboral o lo académico, las mujeres necesitamos más espacios de encuentro, y este fue un espacio creado por nosotras, es un primer paso, o varios, quizá, significa un espacio de ternura y cuidado entre nosotras”

Espacios como el mural, son un paso para colocar en la agenda diaria un punto de encuentro y solidaridad entre las mujeres.

“El mural que realizamos para mí representó un espacio en el que pudimos desahogar nuestros sentimientos, que muchas veces no sabemos cómo expresar con palabras, y que mejor que hacerlo mediante el arte de pintar y dibujar, así también nos sirvió para descubrir que juntas podemos lograr grandes cosas, porque cada persona tiene su propia forma de ver el mundo, pero esas diferencia son las que nos hacen poderosas, y que apoyándonos lograremos cambios en la sociedad, que muchas veces tiene que empezar con una misma darnos cuenta en qué lugares estamos reproduciendo las conductas machistas, ir reflexionando y tener empatía en la otra mujer para ir cambiando nuestro espacio para lograr una buena armonía con todas y todos”

“El mural realizado significo para mí un espacio de desestrés, debido a que me gusta pintar y por razones de tiempo no lo puedo hacer con frecuencia, pero además cuando pensaba en la imágenes que podía dibujar y pintar, pensaba en algo que reflejara paz para nosotras un espacio en el que cuando las demás compañeras dirijan su mirada puedan encontrar calma y sentir que no estamos solas, que podemos caminar juntas y podemos generar espacios de confianza y que nadie más vendrá a crearlos más que nosotras nadie más vendrá a organizarnos más que nosotras porque unidas somos más fuertes”

Ha sido muy significativo generar este espacio, que nos muestra que juntas podemos organizar cosas grandes, ha sido sorprendente para las mujeres haber logrado irrumpir un espacio dentro de la universidad, además de confirmar su solidaridad unas con otras, así lo expresaron cuando recordaron sus trazos, “hay quien sabía dibujar y apoyaba a otra compañera a completar su idea, o a pintar, trabajamos en equipo, a nuestros tiempos y espacios"

Bladimir

Bladimir Horacio Villegas y Silva, de la Universidad Iberoamericana de Puebla, acompaña en el semestre de otoño la asignatura de Comunicación y Educación a las carreras de Educación Intercultural y Comunicación para el Desarrollo Social.
En su primera visita, comparte que por recomendación de la maestra Gabriela Pinto, coordinadora de la licenciatura de comunicación en la Ibero Puebla, fue que conoció el proyecto del ISIA. La aceptación al tequio intelectual fue por la novedad que le significó el proyecto Ayuuk.

En platicas, durante su estancia ocurrida del 18 al 20 de septiembre , comparte que no conocía de la existencia de la comunidad, “se me hizo muy interesante el proyecto, puesto que soy muy creyente del sistema jesuita en cuanto a la educación”, Villegas es profesor por asignatura en la universidad hermana y este semestre acompaña a estudiantes de quinto y séptimo semestre. “Se me hizo muy interesante que en una zona bastante aislada pudiera existir una comunidad que apoya el desarrollo de la zona, por lo menos en el ámbito educativo”, y agrega con mucha alegría, que se sorprendió del espacio, “pese que me lo pintaron de que el campo y que no se que tanto; me esta gustando mucho el lugar y la experiencia; el clima es muy diferente al de Puebla, si siento calor, ya que estoy muy acostumbrado al frío. Lo que me ha gustado más es la convivencia con los muchachos”. Durante su estancia Villegas convivió con las y los estudiantes en las distintas actividades que se desarrollan.

 

FitoLa radio “Mayääw” es un medio universitario que inició sus transmisiones en agosto 2015, como espacio de prácticas para las tres licenciaturas en especial la de Comunicación para el desarrollo social. Actualmente lo cordinan dos jóvenes egresados de la carrera de comunicación. Su inquietud y ganas de experimentar el trabajo sonoro se han aventurado a este proyecto, que está dando sus primeros pasos.

Caso VictoriaVictoria Hilario Francisco alumna de la carrera de Administración y desarrollo sustentable, a través de su proyecto de investigación, estableció vínculos con una familia de apicultores de la comunidad de San José de las Flores, de donde es originaria, para la producción de miel que contribuyera al comedor del Instituto.
La iniciativa de establecer las colmenas, nace a partir de identificar la necesidad de diversificar la producción en el rancho Yukjooty del ISIA, ubicada en Tres Islas Jaltepec, que no fuera un producto más sino una manera de contribuir a la institución y a la naturaleza, Victoria comenta que “es muy bonito trabajar con las abejas, pues el beneficio que te da, no es solo como apicultor, también como agricultor, pero el mayor beneficio, es la que las abejas hacen al medio ambiente, a la naturaleza, y eso es una forma de contribuir, es algo muy gratificante”.
Con esta motivación se dedicó a investigar a profundidad este campo de conocimiento, a la par se acerco al productor de miel de su comunidad para saber en viva voz cuales eran las implicaciones que tenía este trabajo. Conforme fue avanzando en sus indagaciones, acompaño al trabajo de revisión de colmenas. En un primer momento fue una actividad de observación y después de puesta en práctica, así fue como aprendió y consolidó su trabajo en el rancho.
En el lugar se instalaron cuatro módulos, en el que se obtuvo una cosecha de 50 litros de miel, que fueron entregadas a la institución y al comedor.
Ahora queda que el ISIA le de continuidad, no solo al proyecto de apicultura, sino de establecer vínculos con personas que están desarrollando actividades que pueden contribuir a la región, y para que los estudiantes aprendan este trabajo bonito y fácil.

 

Uriel

 

Uriel García es un hombre de muchas aventuras, llenas de historias épicas y dramáticas. El inicio de sus estudios empezaba a colorear su vida, “Realicé mi secundaria en tres escuelas diferentes durante cuatro años y terminé mi preparatoria a duras penas porque no quería seguir estudiando”, nos comenta, y la vida le tenía preparada un mosaico amplio más que caminar a su corta edad, “posteriormente me aventuré en el mundo de los bares como primera opción de trabajo. Laborando en dichos espacios estuve en la ciudad de Oaxaca, Pachuca Hidalgo, Toluca, México, Tuxtla Gutiérrez Chiapas, Puebla, Tuxtepec, Huajuapan de León, entre otras ciudades”, pero no paró, quiso conocer el sur porque el norte le parecía una opción desgastada y poco atractiva, fue entonces que emprendió su vuelo hacia Guatemala y Honduras.

Back to Top