02¡Hola!, mi nombre es Ana Lilia González Martínez, actualmente curso cuarto semestre de la licenciatura en Administración y Desarrollo Sustentable en el ISIA. Con respecto al COVID-19 mi comunidad, Jaltepec de Candayoc, perteneciente al municipio de San Juan Cotzocon, Mixe, Oaxaca, tuvo que tomar ciertas medidas de prevención, informando en una asamblea general que se tenía que cuidar las entradas de la comunidad y se trabajó en equipo para el cuidado comunitario, de igual forma se le pidió a los comuneros que informaran a sus familiares que radican en las ciudades para que permanecieran en sus lugares y no llegaran a la comunidad, ya que es una manera de evitar contagios tanto para las personas de la localidad como para ellos al momento de viajar, el aviso a la comunidad fue que permanecieran en casa, que no perdieran la calma y de igual manera la FÉ.

Mi familia y yo tratamos de sobrellevar esta situación de una manera muy tranquila, ya que sabemos que la pandemia existe, pero tomando las medidas necesarias podemos mantenerla lejos de nosotros.

Con respecto a mi educación, he tomado mis clases en línea, recibo y envió trabajos por internet, mis fuentes de comunicación con mis profesores ha sido por whatsapp, messenger, gmail y google meet para llevar acabo video llamadas, he tenido algunas dificultades ya que lamentablemente la señal del internet no es muy buena, en ocasiones se ralentiza mucho y esto me ha provocado retrazos para enviar mis tareas. Las clases no son para nada similar a lo que vivimos en la universidad, ya que no se convive con el profesor ni con los compañeros, siento que las dudas no siempre son dichas, ya que de por si es complicado decirlo estando todos presentes, es aún más difícil expresarlo por internet en una clase en línea.

De igual forma el convivir con mi familia, trabajar con ellos y de alguna manera relacionarlos con temas de alguna materia, me ha ayudado mucho para obtener mayor aprendizaje/conocimiento y realmente es ahí cuando he valorado cada momento, al ver como se le da gracias a la madre tierra por cada alimento que nos brinda, la felicidad que se siente al disfrutar del agua de algún arroyo cercano de donde se está trabajando, sentir correr el aire cerca de la cara, escuchar los cantos de los pájaros, ver el cielo y sentir como te brinda tranquilidad y al mismo tiempo esperanza.

Puedo decir que en este tiempo de pandemia me ha traído alegría al tener a mi familia con bien y disfrutar cada momento de un día más que se nos brinda.

Back to Top