Uriel

 

Uriel García es un hombre de muchas aventuras, llenas de historias épicas y dramáticas. El inicio de sus estudios empezaba a colorear su vida, “Realicé mi secundaria en tres escuelas diferentes durante cuatro años y terminé mi preparatoria a duras penas porque no quería seguir estudiando”, nos comenta, y la vida le tenía preparada un mosaico amplio más que caminar a su corta edad, “posteriormente me aventuré en el mundo de los bares como primera opción de trabajo. Laborando en dichos espacios estuve en la ciudad de Oaxaca, Pachuca Hidalgo, Toluca, México, Tuxtla Gutiérrez Chiapas, Puebla, Tuxtepec, Huajuapan de León, entre otras ciudades”, pero no paró, quiso conocer el sur porque el norte le parecía una opción desgastada y poco atractiva, fue entonces que emprendió su vuelo hacia Guatemala y Honduras.

 

 

Uriel2

Cuando decidió por darse oportunidad de estudiar una carrera, se proyectó ir a la gran ciudad, en la carrera de economía agrícola que ofrece la UACH, sin embargo por sugerencia de su padre se decidió por el ISIA, porque le llamaba la atención estudiar la administración, fue así que inició su caminar en Jaltepec de Candayoc.
Nos comparte que la experiencia que lo marcó fue “cuando el amigo Guillermo Estrada Jacques compartía la filosofía institucional y el modelo educativo, tuve la sensación de estar en un espacio correcto, porque la causa y los motivos del mismo me parecieron atractivos. Pero es hasta principios del segundo semestre que me comprometí́ con la universidad y toda la ideología que representa, y en la medida que comprendía y vivía más la experiencia educativa, asumí́ que me quedaba por convicción”, y así fue, siempre activo en las actividades institucionales y comunitarias, en las asambleas tequios y trabajos de practica académica.
Actualmente es Responsable Operativo del Programa “Red de Comercialización” en la Fundación Comunitaria Oaxaca A. C., realizando trabajos colaborativos con otras organizaciones que trabajan las artesanías a fin de mejorar la calidad de vida de los beneficiarios y promover la diversidad cultural representada en las artesanías. Reto que ha emprendido con el compromiso y convicción que lo caracteriza.
Apenas había terminado su carrera emprendió el vuelo, ahora si hacia el norte, como Asistente de Administración y Facilitador de Procesos de Educación Ambiental en el Complejo Asistencial Clínica Santa Teresita A.C., apoyando en la administración general del Complejo y en la elaboración, ejecución, monitoreo y evaluación de un proyecto estratégico de transición agroecológica en la escuela primaria “Bensika Anagupi”, una oportunidad de experimentar sus ideas e inquietudes que había estado cultivando en el instituto, un caminar para saciar esa sed en el desierto de chihuahua.
Ahora mira a su comunidad -San Isidro Huayapan, ubicado en la parte media de la región mixe del estado Oaxaca-, y el compromiso que siente por ellas es grande, pero antes de emprender camino a ella quiere seguir fortaleciendo sus conocimientos, sus redes de colaboración y sembrar sus inquietudes, utopías en otros corazones que caminan a la par suyo.